Created: Wednesday, 15 January 2020 08:48 | Rate this article
( 0 Votes ) 
| Category: Reviews

Marcelo Starcenbaum, review of L'ultimo Marx: 1881-1883. Saggio di biografia intellettuale, Trabajos y Comunicaciones, 15 January 2020.

 

Desde hace ya algunos años, las investigaciones del italiano Marcello Musto vienen produciendo aportessignificativos  al  campo  de  los  estudios  sobre  Marx  y  sobre  el  marxismo. 

Ya  sea  recuperando  materialesrelegados o propiciando nuevas miradas sobre problemas ya transitados, estas investigaciones constituyenuno de los pilares sobre los que se sostienen las relecturas actuales de la obra de Marx y de la cultura marxistacontemporánea.  En  el  marco  de  este  trabajo,  su  libro  L’ultimo  Marx  ha  realizado  un  aporte  específicoen relación al conocimiento de la trayectoria intelectual y política del pensador alemán. Se trata de unainvestigación  que  tiene  como  objeto  reconstruir  los  dos  últimos  años  de  vida  de  Marx.  A  través  de  lacolocación de cuestiones poco atendidas y la revisión de interpretaciones ya realizadas, el libro da cuentade una coyuntura puntual de la trayectoria de Marx en la que se condensaron grandes problemas teóricosy políticos. En tanto indagación de una biografía intelectual, el libro se detiene tanto en la dinámica de laproducción teórica y la intervención política como en las cuestiones relativas a la vida personal y familiar.Lejos de constituir información meramente accesoria, las peripecias personales y familiares de Marx sonanalizadas  de  un  modo  que  permite  dar  cuenta  de  lo  estrechamente  vinculada  que  estuvieron  con  susactividades públicas como intelectual y dirigente.
    El repaso biográfico propuesto en el libro está articulado sobre cuatro grandes núcleos problemáticos. Elprimero de ellos remite a las condiciones de vida de Marx en su estadía londinense y a la apertura a nuevoscampos de investigación. Sobre el primero de los puntos, Musto da cuenta de la cotidianeidad del trabajodesarrollado en la casa situada en el número 41 de Maitland Park Road. La composición de la biblioteca,la disposición de los objetos en el estudio, la rutina de la familia y los vínculos con el exterior forman partede una detallada reconstrucción de las condiciones bajo las cuales Marx desplegó su trabajo intelectual. Setrata de una interesante recolocación de Marx en la que tienen lugar las dimensiones político-intelectualesde su biografía, como el seguimiento de los sucesos internacionales y el diálogo mantenido en su hogar condirigentes e intelectuales que viajaban especialmente a Londres para consultarlo, pero también las personales,como sus deterioradas condiciones de salud y la tristeza por el regreso de sus nietos a Francia. Sobre el segundode los aspectos mencionados, Musto analiza el desplazamiento del interés de Marx hacia la antropología ylas matemáticas. La lectura de Morgan y otros antropólogos contemporáneos es enmarcada en el objetivo deprofundizar el conocimiento de períodos y áreas fundamentales para la continuidad del proyecto de críticade la economía política y de incorporar una información más detallada que aquella con la que había contadoen las décadas de 1850 y 1860. Asimismo, Musto recorre los Cuadernos etnológicos a los fines de constatarla no influencia del evolucionismo que caracterizaba a las obras que habían sido objeto de comentarios yrefrendar la idea de que en Marx se encuentra una concepción compleja y multilineal de la historia. Conrespecto a las matemáticas, se destaca el pasaje desde una concepción de la disciplina como subsidiaria del estudio económico hacia una valoración específica del trabajo científico sobre los números. De este modo, serepasan los Manuscritos matemáticos con el objetivo de evidenciar el interés por las matemáticas puras y laimportancia que adquirió esta ciencia en momentos de gran dificultad personal.
    El segundo está relacionado con los debates alrededor del desarrollo del capitalismo en Rusia. En primerlugar, Musto interroga la producción de los últimos años de Marx a partir de la idea del capitalismo comopresupuesto necesario de la sociedad comunista. En sintonía con otras lecturas de Marx que destacaronun desplazamiento en la interpretación del lugar de Rusia en la futura revolución proletaria, este análisisda cuenta del pasaje desde una concepción del país oriental como baluarte contrarrevolucionario hacia lapercepción de que allí existían un conjunto de condiciones favorables para una revolución social. En estesentido, Musto regresa al ya célebre intercambio con Vera Zasúlich para certificar que Marx jamás afirmó quela sociedad humana estaba destinada a transitar el mismo recorrido histórico. Del mismo modo, recupera lacrítica de Marx a las interpretaciones de Nikolai Mijailovski en términos de una anticipación de las tendenciasdel marxismo contemporáneo a convertir la obra de Marx en una teoría histórico-filosófica de carácteruniversal. En segundo lugar, Musto vuelve al debate acerca del supuesto eurocentrismo de Marx para afirmarque su concepción acerca de la transición al capitalismo desde formas comunitarias se modificó sensiblementea lo largo de su trayectoria. En este sentido, la lectura de los materiales de estos años evidencia que, sin rompertotalmente con las nociones a través de las cuales había pensado la situación de Rusia, se produce una aperturateórica que permite considerar otras vías posibles para la transición al socialismo. Según este recorrido, elcontacto establecido por Marx con los populistas rusos desempeñó un rol clave en la consolidación de unaconcepción multilineal de la historia y de un consecuente internacionalismo a escala global. La importanciade estos años radica por tanto en ellos aflora la idea acerca de la posibilidad de que la revolución se produzcaen condiciones y formas hasta entonces jamás vislumbradas.
    El tercero combina, al igual que el primero, un problema de índole político-intelectual y uno de tipopersonal. Por un lado, Musto reconstruye el proceso de circulación de El Capital en los países europeos yla incipiente conversión de Marx en una figura de relevancia internacional. De esta manera, se estableceuna secuencia que arranca en 1840, en la que Marx era conocido por un grupo limitado de intelectualesy  dirigentes,  continúa  con  el  desarrollo  de  la  Primera  Internacional  y  la  Comuna  de  París,  los  cualescontribuyen a una mayor notoriedad de su figura, y se corona con la difusión de su obra magna, a partir dela cual el nombre de Marx comenzará a ser una referencia ineludible en los debates políticos e intelectuales.Lejos de toda mitificación, Musto lleva a cabo una descripción del proceso de difusión de la obra marxiana enla que se destaca el hecho de que en los diferentes países europeos las ideas de Marx debieron competir, a vecesdesde una posición minoritaria, con las de los otros pensadores socialistas contemporáneos. Por otra parte,se reconstruyen las peripecias familiares a partir del deterioro de la salud Jenny von Westphalen así comolos momentos posteriores a su fallecimiento en diciembre de 1881. Al respecto, Musto recupera la ayudabrindada por Engels en aquella coyuntura crítica y la especificidad de las tareas intelectuales reanudadas porMarx meses después de la muerte de su esposa. De este modo es analizada la cronología comentada realizadapor Marx a partir de la lectura de un conjunto de libros históricos. Este trabajo es interpretado en términos deun esfuerzo por contrastar las bases de su concepción teórica con los procesos históricos que habían marcadola historia de la humanidad. Reforzando la idea de que no se encuentra en su obra una posición determinista,este análisis destaca el interés de Marx en el problema de la conformación histórica del Estado moderno.
    Por último, Musto reconstruye los tramos finales de la vida de Marx. Los meses que van desde comienzosde 1882 a principios de 1883 son analizados a través de tres grandes hitos. Uno de ellos es el viaje a Argelia.Al respecto, el libro se detiene en las impresiones del país africano que Marx le hace llegar a sus hijas y aEngels. Al respecto se analizan los comentarios realizados por Marx sobre el sistema de propiedad de la tierra,la escasa presencia del Estado y las costumbres de la población africana. Asimismo, este recorrido da cuentade su penosa situación de salud y los esfuerzos por curarse en un clima distinto al del norte europeo. Elsegundo de ellos es el accidentado regreso a Londres, que conlleva una estadía forzada en Mónaco y una serie de caracterizaciones de un lugar que se volvía privilegiado para la crítica social. Sobre esta permanencia enMónaco se destaca la asistencia de Marx a la sala de lectura del Casino, la vinculación personas extranjeras quecirculaban por la ciudad y la descripción mordaz de las escenas en las que jugadores de toda Europa gastabanfortunas en los juegos de ruleta. El tercero es el de sus últimos días. Aquí Musto repasa la crítica radical a laque Marx sometió a aquellos intelectuales que aún se encontraban influenciados por Proudhon y Bakunin yel esfuerzo por contrarrestar ciertos efectos de la difusión de su obra. Al respecto se presenta una interesantereconstrucción del surgimiento y los efectos de la frase “lo único que sé es que no soy marxista”. Asimismo, elautor da cuenta de los padecimientos de salud de Marx, que lo condujeron cada vez más a la reclusión de suhogar, así como de las dolencias del espíritu, especialmente luego de la muerte de su hija Jenny. Finalmente, amodo de epílogo, se reconstruyen las circunstancias que rodearon su muerte ocurrida el 14 de marzo de 1883.
    Junto  al  análisis  de  estos  cuatros  núcleos  que  conforman  la  biografía  intelectual  del  último  Marx,  ellibro de Musto interviene en el espectro de interpretaciones y discusiones suscitadas a partir de los giros ytransformaciones producidos en estos últimos dos años. En notas al pie ubicadas en el medio del tratamientode los avatares personales y producciones intelectuales del período 1881-1883, Musto procede a complejizar,matizar y refutar algunas consideraciones clásicas y contemporáneas sobre la obra tardía de Marx. Algunas deellas están relacionadas con los términos a través de los cuales se deben entenderse aspectos de su trayectoriaintelectual.  Por  ejemplo,  el  libro  intenta  proporcionar  una  visión  distinta  de  aquellos  años  que  la  quepresentan algunas de las biografías más importantes de Marx. Contra Vorländer y Berlin, que dan distintasversiones de un período marcado por la pérdida de la capacidad de trabajo y una especie de “muerte lenta”,Musto afirma que Marx no sólo continuó sus investigaciones sino que las expandió hacia nuevas disciplinascomo la antropología y las matemáticas. Apoyándose en las biografías escritas por Mehring y Riazánov, ellibro da cuenta que si bien la última fase de creación intelectual de Marx fue compleja y estuvo en algúnsentido limitada, también fue muy importante desde el punto de vista teórico. En otro caso, Musto seesfuerza por reconstruir de manera precisa tanto el viaje de Marx a Argelia como los efectos de la estadíaafricana en sus posiciones políticas e intelectuales. En este sentido, el autor llama la atención sobre la pocaimportancia que se le otorga a este episodio en la vida de Marx, presentando como caso sintomático labiografía realizada por el intelectual de origen argelino Jacques Attali. Pero al mismo tiempo afirma que nodeben ser totalmente refrendadas las afirmaciones de Lafargue de que Marx habría regresado de Argelia con“la cabeza llena de África y de árabes”. Como queda demostrado en la reconstrucción del viaje, las condicionesde salud le impidieron a Marx abocarse al estudio sistemático de la realidad argelina pero al mismo tiempono constituyeron un obstáculo para la curiosidad y la indagación sobre el país africano.
    Otras aclaraciones tienen menos que ver con dimensiones de la trayectoria intelectual que con grandesnúcleos  teóricos  y  políticos  de  su  obra.  Por  ejemplo,  Musto  trata  de  desmontar  la  idea  de  un  Marxeurocéntrico  y  orientalista.  A  su  entender,  dicha  caracterización  es  producto  de  lecturas  superficiales  ylimitadas que trasladaron a la totalidad de la obra de Marx los rasgos de una reflexión ingenua sobre elcolonialismo realizada por un joven periodista de 35 años. De este modo, el libro discute con las tesis deSaid, a las cuales califica de tendenciosas, colocando en primer plano las críticas de las que fue objeto lacaracterización de Marx en las páginas de Orientalismo. Así ocurre con la lectura de al-Azm, quien acusó aSaid de trasladar la idea de la superioridad contingente de Europa frente a Oriente en una relación necesariaválida para todos los tiempos históricos, y la de Ahmad, quien afirmó que la incorporación de Marx al espectroorientalista sólo es posible a condición de descontextualizar las citas. Al respecto no resulta casual que, frentea la interpretación de Said, Musto reivindique el libro Marx at the Margins de Kevin Anderson, un trabajodedicado a analizar las aproximaciones positivas de Marx a las realidades de la periferia del mundo capitalista.Sí resulta llamativo la ausencia en estas referencias de Marx y América Latina de José Aricó, un trabajopionero en la crítica al supuesto de un Marx eurocéntrico. Lo mismo cabe decir acerca de la interpretacióndel desplazamiento analítico sobre la situación de la comuna rural rusa. Según Musto, lo que se produce enlos borradores de la respuesta a Vera Zasúlich es la consideración de otras vías para la transición al socialismo pero no una transformación total de su interpretación de la comuna rural. De este modo su lectura difiere dela hipótesis del viraje radical sostenida por Shanin y Dussel así como de la idea de un “Marx tercermundista”que habría depositado las tareas revolucionarias en las masas rurales de la periferia.
    Para concluir, puede afirmarse que la investigación desarrollada por Musto constituye un aporte doble alconocimiento sobre la trayectoria política e intelectual de Marx. Por un lado, se trata de una reconstrucciónbiográfica que se concentra en un período corto pero relevante en cuanto a los desplazamientos que allí secondensan. Frente a otros esfuerzos biográficos que atienden la totalidad de su trayectoria y análisis que secentran predominantemente entre las décadas de 1840 y 1870, el libro de Musto da cuenta de un conjuntode problemas que sólo pueden ser comprendidos en su especificidad a partir del recorte de los dos últimosaños de vida de Marx. Por otra parte, la atención particularizada de estos problemas conlleva la discusión conotras lecturas de Marx y el marxismo que también han atendido las transformaciones de estos dos años o quelas han relacionado con el resto de su trayectoria teórica. Enfrentada a las operaciones de subestimación oexageración de los desplazamientos operados en estos años -un Marx eurocéntrico/un Marx tercermundista,un Marx poco interesado en África/un Marx africanizado-, la reconstrucción de Musto intenta delimitar conprecisión las complejos cambios producidos antes de su muerte. En fin, son estos aportes los que permitenperfilar a L’ultimo Marx como un aporte fundamental en el necesario e inacabado esfuerzo por dar cuentade la singularidad de la trayectoria política e intelectual del pensador alemán.